Buscar

Sin cambio interior, no hay cambio exterior.

La única manera de mejorar tu relación con la comida es mejorando tu relación contigo mismo y para eso, no queda más remedio, que mirar dentro de ti. Al fin y al cabo es contigo con quien vas a pasar el resto de tu vida, así que cuanto antes empieces a ocuparte de ti y tus emociones, antes lograrás tener el peso que deseas. Recuerda que “el peso que llevas por fuera es un reflejo del peso que llevas por dentro”. La ingesta compulsiva no se controla con dietas. Es importante escuchar tus emociones y actuar en base a ellas. Equilibrar lo que haces, con lo que sientes y piensas. Si no hay congruencia en estos tres pilares (pensar, sentir, hacer) vendrán emociones negativas que al no ser escucha

¿Con quién hablas la mayor parte del día?

¡Exacto! Contigo mismo. ¿Te has parado a escuchar de qué manera te hablas?, ¿Qué te dices? Se llama dialogo interno y varias investigaciones han demostrado que en más del 80% de las personas es negativo y pesimista. Es MUY importante que prestes atención a lo que te dices y cómo te lo dices, ya que los resultados que estás obteniendo contigo mismo están muy condicionados por tu diálogo interno. Todo aquello que te cuentas se vuelve una afirmación, una realidad… tu destino. Llegó el momento de tratarte con amor y compasión. Cada vez que te descubras hablándote mal ¡PARA! Imagínate que eres otra persona ¿Serías capaz de hablarle con la misma dureza? Entonces, deja de hacerlo contigo mismo. M

SÍGUEME EN LAS REDES:

  • Facebook - círculo blanco
  • Instagram - Círculo Blanco
  • LinkedIn - círculo blanco
  • YouTube - círculo blanco

© 2020 Coaching, Psicoterapia, PNL y Eneagrama

           Constelaciones, Coaching X Valores, Mindful Eating