Buscar

Cosas que aprendí sobre el camino de la vida recorriendo el Camino de Santiago

1. Cuando vas pendiente de la meta te pierdes lo realmente importante, el camino. La mayoría de las veces estamos tan pendientes de alcanzar nuestras metas que se nos olvida disfrutar del recorrido. Nos olvidamos de vivir el momento presente para vivir en el futuro, imaginando que solo seremos felices cuando hayamos logrado alcanzar algo. Nos repetimos: “cuando termine la carrera estaré contento”, “cuando termine de pagar el coche estaré tranquilo”, “cuando consiga el ascenso me sentiré satisfecho”. Pero ¿qué hay de lo que si tienes en este momento? ¿Eres capaz de apreciarlo, valorarlo, de agradecerlo? Si no lo estás haciendo es que vives pensando en la meta y te estás perdiendo el camino. 2

Expectativas.

“Esperamos tanto que los demás sean como deseamos o como consideramos que deben ser, que nos volvemos incapaces de aceptar como realmente son. Por lo tanto, no son las personas las que nos decepcionan, son las expectativas que tenemos de ellas las verdaderas causantes de todas nuestras desilusiones”. Alejandro Santafé. Como personas que vivimos en sociedad, de alguna manera, consciente o inconsciente, respondemos a lo que los demás esperan de nosotros. Como consecuencia de esto, nos comportamos de igual forma, esperando que los demás hagan lo que nosotros esperamos de ellos. Pero ¿qué sucede cuando ese otro no responde como nosotros lo hubiéramos hecho? La decepción. Para acabar con las dece

SÍGUEME EN LAS REDES:

  • Facebook - círculo blanco
  • Instagram - Círculo Blanco
  • LinkedIn - círculo blanco
  • YouTube - círculo blanco

© 2020 Coaching, Psicoterapia, PNL y Eneagrama

           Constelaciones, Coaching X Valores, Mindful Eating