• Facebook - círculo blanco
  • Instagram - Círculo Blanco
  • LinkedIn - círculo blanco
  • YouTube - círculo blanco

© 2019 Coaching, Psicoterapia, PNL y Eneagrama

Buscar
  • Laura Guerra de la Fuente

¿Con qué alimentas el hambre de tu corazón?


Existen dos maneras de alimentarse. La denominada “nutrición primaria”, que se encarga de nutrir nuestro alma a base de las relaciones familiares, laborales, amistad, pareja y con nosotros mismos. Y la denominada “nutrición secundaria” que es la que se encarga de nutrir nuestro cuerpo con diferentes alimentos: proteínas, hidratos, azúcar…

En muchas ocasiones, la alimentación primaria no está equilibrada o completa sino que tenemos “hambre del alma” y tratamos de compensarla de manera inconsciente con la alimentación secundaria. Pero ésta nunca va a aliviar y/o saciar el hambre del alma, sin embargo, si puede dañar nuestro cuerpo, que manifestaría ese dolor de diferentes formas.

"Nuestro cuerpo grita lo que nuestra alma calla"

Aprende a saciar y a escuchar el hambre de tu corazón. No se soluciona con dietas, no se soluciona con comida, se soluciona mirando dentro de ti. Ve hacía dentro, yo te acompaño.


21 vistas