• Facebook - círculo blanco
  • Instagram - Círculo Blanco
  • LinkedIn - círculo blanco
  • YouTube - círculo blanco

© 2019 Coaching, Psicoterapia, PNL y Eneagrama

Ser parte de una familia significa que eres parte de algo grande. 

 

No conozco ni un solo sistema familiar en el que no haya diferencias, conflictos y problemas entre sus miembros. Las familias no son perfectas aún habiendo recibido la misma educación solemos tener personalidades muy diferentes. Todos los problemas familiares vienen de los vínculos que existen entre los miembros, cómo han vivido y viven las experiencias familiares y la forma en la que manejan las relaciones entre ellos. 

 

Normalmente, tratamos de cambiar a nuestros padres, hermanos, o hijos, pero eso no depende de nosotros y nos frustramos. Déjame decirte algo: querer cambiar a tu familia no hace otra cosa que empeorar la situación.

 

Te propongo otra manera de abordar los conflictos familiares: cambiar tu manera de relacionarte con cada uno de ellos. Te puedo asegurar que si tú cambias, todo cambiará. Deja de gastar energía en querer cambiar a tu familia e investiga sobre lo que puedes empezar a hacer tú. Si lo que has hecho hasta ahora no funciona, prueba otra cosa.

Sé por lo que estás pasando, pertenezco a una familia muy grande, cuando no era una cosa era la otra. Sé lo que es vivir en la agresividad verbal, la falta de entendimiento, la mala comunicación y las discusiones constantes. Y la única manera en la que conseguí transformar mi vida familiar fue ocupándome de la parte que me correspondía. Cuando yo empecé a cambiar mi modo de relacionarme y de hacer las cosas, ellos empezaron cambiar de manera inevitable . No es magia, es la base de cualquier relación.

Mis clientes opinan,

Testimonios de relación familiar:

Janely Muñoz

Acudí a Laura porque tenía problemas para gestionar mis emociones, hasta tal punto que empecé a enfermar.

Empezamos a tratar mis relaciones familiares y la relación que tenía conmigo misma y llegamos a conclusiones que nunca hubiera imaginado.

Aprendí a empatizar de verdad, conmigo y con los demás. A entenderme a mi misma, a conocer quien soy en realidad.

Me enseñó técnicas y ejercicios para hacer fuera de las sesiones, con los que aprendí a gestionar momentos críticos que antes de conocerla eran imposibles en mi.

Fue todo un descubrimiento, un apoyo.

Su experiencia le avala y gracias a ella pude salir de una etapa de mi vida muy mala.

Para mi, la mejor sin duda, por su ayuda incondicional, su eterna sonrisa, su respeto y su buena voluntad. La recomiendo totalmente, es una profesional!

Francisco González

Me parece increíble que tan solo en tres meses me sienta tan transformado. Desde el primer día cambia tu forma de ver todo y esa nueva forma de interpretar el mundo me dió mucha más seguridad en mí mismo. 

Si hay una cosa que se quedó grabada en mi cabeza y que me hizo ver todo desde otro ángulo es que "todo depende de mí"

He aprendido a tomar decisiones más fácilmente y,lo más importante, he aprendido a tratarme bien a mí mismo.

Algo a lo que nunca había dado importancia y ahora, me parece fundamental.

He perdido el miedo a equivocarme,

he conseguido darme a mí mismo ese empujón que antes necesitaba que otra persona me diera.

He conseguido valorarme más, anteponer mis propias necesidades.

Ahora una sonrisa dibuja mi cara y esa misma sonrisa la tienen mi mujer y mis hijos de verme así, como estoy ahora porque todo mi trabajo interior, ha transformado mi relación familiar por completo.

De parte de mi mujer, de mis hijos y de mí: GRACIAS!!

Emma García

Tengo que darte las gracias Laura por rescatarme del caos emocional en el que me encontraba.

Cuando empecé las sesiones mi desesperación era tal que había pensado en querer acabar con mi existencia, pero en esa primera sesión me dijo algo que me devolvió la esperanza “lo has hecho lo mejor que sabías en cada momento, tú no eres culpable de nada.

 

Esas palabras consiguieron hacer un paréntesis en mi tremenda infelicidad.

Sesión a sesión, fui descubriendo mis errores de enfoque y recuperando las riendas de mi vida.

La lección más importante que aprendí fue a poner límites: a mí misma y a mis seres queridos más allegados.

Es un proceso que lleva tiempo y al que hay que ponerle mucha voluntad e ilusión para no volver a caer en viejas costumbres, pero merece la pena cuando descubres todo lo que supone para tu salud mental y tu vida.

Te debo mucho por tu apoyo Laura, tu paciencia y tu buen hacer. Gracias a tu trabajo pude salir de un pozo oscuro y ahora puedo decir que me encuentro en PAZ que, en definitiva, es lo que he buscado durante toda mi vida.

Gracias!!

¿Quieres saber cómo mejorar tus relaciones familiares?