• Facebook - círculo blanco
  • Instagram - Círculo Blanco
  • LinkedIn - círculo blanco
  • YouTube - círculo blanco

© 2019 Coaching, Psicoterapia, PNL y Eneagrama

Ser una pareja perfecta no significa no tener problemas sino aprender a superarlos juntos.

 

¿Te encuentras en un momento complicado con tu pareja y quieres arreglarlo pero ya no sabes cómo hacerlo?

¿Quizás llevas tiempo deseando enamorarte, encontrar a esa persona compatible contigo y sientes que hay algo que está fallando?

 ¿Puede que seas de los que, inconscientemente, pone barreras evitando intimar y, sin embargo, te gustaría encontrar alguien afín a ti?

Sea cual sea tu caso, no debes preocuparte porque ¡hay solución! 

Todos y cada uno de nosotros hemos pasado por momentos complicados en el amor, ¿quién no? Yo misma llegué a pensar que no encontraría esa persona hecha para mí. Hasta que un día me di cuenta de algo muy importante: la relación de pareja era una oportunidad para seguir creciendo y evolucionando. A partir de ese momento, todo cambió. No se trataba de querer cambiar al otro para ser feliz sino de estar dispuesta a cambiar yo, abrir mi mente, cuestionar mis creencias, acabar con mi orgullo, y entender que hay otras maneras de mirar el mundo más allá de las que yo conocía. Ni mejores, ni peores, solo diferentes.

Si aprendes a vivir las relaciones desde este punto de vista, como una oportunidad para conocerte y cambiar tú en vez de esperar que el otro cambie para que tú estés bien, te aseguro que tus historias de amor darán un giro de 360º. Ser tú el cambio que quieres ver en tu pareja e inspirarle a través de tu cambio.

Te propongo un proceso en el que vamos a analizar tu caso en concreto. Descubriremos el motivo real que te está impidiendo tener éxito en el amor. Qué es eso que tienes que aprender sobre ti, para así tener relaciones sanas y nutritivas para disfrutar, por fin, de una vida en pareja que aporte y no reste. 

Mis clientes opinan,

testimonios de relación de pareja:

María Arias

Pensar en las sesiones que compartí con Laura Guerra trae siempre a mi cuerpo una sensación de satisfacción y bienestar, una sonrisa, una mezcla de paz, cariño y alegría.

 

Cada sesión es un aprendizaje y una transformación.

Reconozco que me costaba ir hasta allí porque me pillaba un poco lejos, pero sabía que no me defraudaría la experiencia, y así fue. En cada sesión he aprendido algo importante para incorporar a mi vida.

 Aprendí a conectar conmigo misma para poner pie a tierra y bajar de mi nube, para aterrizar en la vida real y ver y conectar también con los demás.

Aprendía a identificar apegos ansiosos a relaciones muertas que arrastraba como una carga y no me dejaban avanzar en nuevas relaciones.

Y también aprendí a pasar y vivir el duelo, no solo de relaciones anteriores, también con seres queridos que me han dejado, y así poder experimentar, la alegría de su recuerdo y la riqueza del tiempo compartido.

Gracias por todo Laura, sigue aprendiendo, creciendo y compartiendo tu maravillosa energía transformadora.

Raúl Arribas

Una amiga me recomendó a Laura, ya me adelantó que hacer un proceso con ella le había cambiado la vida y como yo pasaba por algo similar, no lo dudé y me puse en contacto con ella.

Desde la primera llamada ya me hizo sentir bien, así que estaba deseando empezar.

Todo fue genial, mi problema era de pareja y buscaba respuestas que Laura me ayudó a encontrar dentro de mi. Me cambió la perspectiva de las relaciones y hoy, puedo decir, que soy feliz.

Gracias Laura por hacer de cada sesión un momento cómodo y relajado a pesar de los momentos y situación negativa que estaba atravesando.

 

Eres una gran profesional y mejor persona.

100% recomendable.

Estefanía Nieto

El destino quiso que conociese a Laura y soy de las personas que piensan que nada sucede por casualidad.

 

Antes de empezar las sesiones, tenía miedos e inseguridades que no sabía manejar, y después aprendí a quererme como nunca antes lo había hecho.

 

Empecé a dedicarme tiempo a mí misma, a mirarme con otros ojos y a tratarme bien. Aprendí también a estar a gusto aunque estuviera sola y sin pareja.

Lo mejor de todo es que, tras acabar el proceso, he aprendido a escucharme a mí misma, soy más consciente de quien soy y puedo encontrar las respuestas a todo cuanto me sucede. 

 

Actualmente entiendo, que todo ese trabajo interior, ha hecho posible que ahora, pueda disfrutar de una relación de pareja sana y sin dependencias emocionales.

¿Quieres saber cómo mejorar y resolver los problemas que surgen en tu relación de pareja?